Blog de cibercorrectora

#Ortgrafía #Gramática

«Sino» y «si no». Diferencias. Aprenda a usarlas

Escrito por cibercorrectora 28-08-2017 en #Ortgrafía #Gramática. Comentarios (0)

Entre las interrogantes ortográficas que mayoritariamente me hacen en Twitter, está la diferencia entre sino (en una palabra), y si no (separado). Espero que este pequeño artículo, especialmente dedicado a ese contenido, sirva de referencia para despejar vacilaciones al momento de utilizar una u otra forma.

Sino (junto)

Conjunción adversativa que se escribe en una palabra y presenta los valores siguientes:

·  Se emplea, principalmente, para contraponer un concepto afirmativo a otro negativo anterior. Ejs. “No me refiero a solo eso, sino a todo”. “No estudia, sino que trabaja”. “No lo hizo Juan, sino Pedro”. “No llego hoy, sino mañana”.

·  También enlaza elementos semejantes de una misma oración. Ej. “No habló, sino escribió”.

·  Con frecuencia suele acompañarse del adverbio también. Ejs. “La mujer del César no solo debe ser honesta, sino (también) parecerlo”. “Le parecía que estaba enloqueciendo, no solo de terror, sino (también) de tedio”.

·  Además, puede tener valor cercano a más que, otra cosa que: Ej. “André no quería sino (más que, otra cosa que) retornar a su país de origen y poder estar con su familia”.

·  Toma en ocasiones el valor de excepto. Ej. “Sabes que no quiero a nadie sino a ti”. Denota idea de excepción. Ej. “Nadie lo sabe sino Carlos”.

·  Solamente, tan solo. Ej. “No te pido sino que me escuches con paciencia”.

·  Indica adición de otro u otros miembros a la cláusula. Ej. “No solo por culto, sino también por afable, modesto y virtuoso, logra ser muy querido.

La conjunción “sino” va precedida de coma (,) en frases con valor adversativo, como en «El problema no es la economía en sí misma, sino el aumento de la pobreza». Sin embargo, existe una excepción a esta regla: cuando esta conjunción tiene significado cercano a más que, otra cosa que, salvo, excepto, aparte de, no se escribe coma antes de sino. Así, en frases tales como [«¿Quiénes son los responsables de la educación de los niños, sino los padres y representantes?»], lo apropiado es prescindir de la coma: «¿Quiénes son los responsables de la educación de los niños sino (más que) los padres y representantes?».

Sinónimos de sino (como conjunción adversativa): excepto; salvo; a más que; otra cosa que; aparte de, dependiendo de los contextos en los cuales se utilice, ya explicados anteriormente.

Por otra parte, sino también es un sustantivo masculino que significa ‘destino o fuerza desconocida que actúa sobre las personas y determina el desarrollo de los acontecimientos”, es decir, hado, destino, suerte, fatalidad, etc. Ej. “Su sino era casarse con él, a pesar de todo”.

Sinónimos de sino (como sustantivo): hado, fatalidad, azar, destino, fortuna, predestinación, eventualidad, providencia, suerte, casualidad, estrella, etc.

Si no (separado)

La secuencia si no, formada por la conjunción si, seguida del adverbio de negación no, dos palabras para expresar una oración condicional. Ej. “Si no puedes llegar temprano, mejor no vayas”. “Si no vino, fue porque no quiso”. Igualmente, introduce una oración condicional negativa. Ej. “Si no estudias, no aprobarás”. “Si no te esfuerzas lo suficiente, no lograrás tus metas”.

Hay una excepción; aunque haya una negación al principio, en el caso siguiente el si no es separado, porque equivale a “a menos que”. Ej. “No sucederá si no (a menos que...)”. Ej. "No dejará de padecer el dolor, si no (a menos que) la operan lo antes posible".

Una manera simple de saber cuándo debe escribirse si no, separado, es cuando puede intercalarse entre si y no, algún elemento sin que el contenido pierda el sentido. Ej. “Si (el abogado) no hubiese mediado diligentemente, no ganábamos el caso”. “Reprobará el año escolar si (ella) no estudia”. “Si (tú) no lo deseas, no lo haré”.

Finalmente, si no y sino ‘suenan’ de forma distinta (se aprecia al pronunciarlas). Si no lleva acento prosódico en «no», y la conjunción sino es átona. Es otro consejo para diferenciarlos. Practique.

Jacqueline González Rincones

@Jacogori (Cibercorrectora)

Corrección cortesía de @piperlastrega 


Repasemos los cambios idiomáticos, más recientes, de la Real Academia Española (RAE)

Escrito por cibercorrectora 26-04-2016 en #Ortgrafía #Gramática. Comentarios (3)

La Real Academia Española (RAE) publicó en el año 2010, y más recientemente también su edición 23ª del Diccionario de la lengua española, que ahora sus siglas son DEL y no DRAE, como era antes (Diccionario de la real academia española), sus nuevas obras sobre gramática y ortografía, en las cuales se plasman todos los cambios propuestos por esta institución cultural. Cabe destacar que varias de esas transformaciones han sido objeto de rechazo por buena parte de la población hispanohablante. Muchos alegan que “aún no se han aprendido una norma, cuando ya la RAE decide cambiarla”, otros categóricamente opinan que harán caso omiso a estas reglas, y algunos hasta la consideran una especie de Santa Inquisición de las letras, cuestión de opiniones…

Sin embargo, la realidad es que tanto la ortografía como la gramática poseen una importancia esencial y su correcto dominio está relacionado con la buena imagen social y profesional de quienes las dominan y, por el contrario, se censura de alguna forma, a las personas que no poseen una correcta comunicación escrita.

Por consiguiente, si usted no quiere pertenecer al grupo de los que cometen faltas ortográficas, repasemos algunos cambios más resaltantes de las normas de la RAE en los últimos años, si no los conoce, hágalo con esta publicación, y sobre todo, póngalos en práctica. Algunos de los más destacados se detallan a continuación:

Definitivamente, las letras “ch” y “ll”, quedan fuera del alfabeto en español. Serán dígrafos, tal como la “rr”. Este cambio consiste en reducir el alfabeto, debido a que estas letras son combinaciones de otras que ya están incluidas en el abecedario.

La “y” (antes “i griega”) se llamará (ye), v (uve) y w (uve doble). Debemos perder el hábito de distinguir y señalar las letras /b/ y /v/, como larga, grande o alta, de “Bolívar” o peor, “de burro”. Otros “nombres” corta, chiquita, pequeña o “de Venezuela” y hasta “de vaca”. Aunque en el caso de la w, se sugiere “uve doble”, cuando nosotros la llamamos doble v. El nombre uve se origina para distinguir oralmente la b de la v, pues se pronuncian de la misma forma en nuestro idioma, es decir, “suenan” igual. Al decir uve (v), nunca se confundirá con la b (be), de allí la justificación para este cambio. En el caso de la y, es preferible el sonido “ye” y no “i griega”, por ser más sencillo de expresar y diferenciarse totalmente de la vocal i, llamada comúnmente i latina o i de “iglesia”. Otro dato importante, la ‘b’ no es bilabial ni labiodental la ’v’, eso lo enseñaban en la escuela primaria del pasado. Así que “Venezuela” se escribe con uve (v), no con be (b). A pesar de todo lo anterior, la RAE no censura que en muchos países hispanohablantes se siga llamando a las letras /v/ y /b/ igual como están acostumbrados, pues así lo han hecho por siglos.

La conjunción disyuntiva “o” se escribirá siempre sin tilde. Aunque muchos insistan (todavía) en colocársela en la escritura corriente. Únicamente se utilizaba en este caso: [“5 ó 6”], para diferenciarla del número 506, o sea, evitar la confusión entre la letra o y el cero (0). Este uso diacrítico ya no tiene excusa porque hoy en día, gracias a la utilización de los computadores, la conjunción “o” se diferencia visible y notoriamente del cero, en tamaño y forma. Lo adecuado será, ej. 5 o 6.

Los pronombres demostrativos este, esto, ese y aquel (y todos sus variantes) ya no llevarán tilde, en ningún caso.

Y hablando de acentos ortográficos o gráficos, he aquí la polémica supresión de este en el adverbio “solo”. En el año 2010, la RAE manifestó que “su uso no estaba justificado, ni siquiera en casos de ambigüedad”, por lo tanto debía prescindirse de él, pero fue tal el “escándalo”, muchos “pusieron el grito en el cielo” en relación con este cambio, que la Academia tuvo que rectificar y en algunos artículos publicados al respecto, declaró que ahora podía usarse como “opcional”, es decir, optativo, no obligatorio.

Veamos estos ejemplos: Voy sólo al cine a ver películas de terror, ¿“solamente”?, ¿“nada más ve filmes de ese género”? o, Voy solo al cine a ver películas de terror, ¿“sin compañía”? En los modelos anteriores, ahora podrá prescindirse de la tilde, incluso en caso de doble interpretación. Cabe colocar perfectamente sinónimos como: solamente o únicamente, para no emplear el adverbio “sólo”, con tilde. Ej. Voy únicamente (solamente, exclusivamente, etc.) al cine a ver películas de terror. El vocablo "solo" no necesita tilde diacrítica (la cual se usaba anteriormente para diferenciar uno del otro), por ser palabra bisílaba llana y terminada en vocal. Particularmente, considero que puede usarse exclusivamente “sólo” (con tilde), para aclarar frases que presenten estricta ambigüedad.

Las palabras “guion”, “hui”, “Sion”, “truhan” o “fie”, deben escribirse obligatoriamente sin tilde (lo contrario será una falla de ortografía).

Los términos genéricos que se anteponen a nombres propios se escribirán en minúscula: golfo de Venezuela, península de Araya, islas Galápagos, etc.

No será correcto escribir piercing, catering, sexy, judo o manager, si no se hace en cursivas o entre comillas, para remarcar su origen extranjero, como es la norma para este tipo de vocablos. Solo pueden escribirse sin cursiva o sin comillas, la forma adaptada al idioma español de estas palabras: pirsin, cáterin, sexi, yudo y mánager (pronunciado [mánajer]. Otros ejemplos: smoking > esmoquin; camping > campin; bricolage > bricolaje, entre otros.

Los prefijos “ex”, “anti” y pro”, y todos los demás, ya no estarán separados de las palabras que los preceden. Ejs. “Provida, expresidente, anticonstitucional”, y otros. Tradicionalmente “ex”, “anti” y “pro”, debían escribirse separados de la palabra que las precedía, pero ahora irán unidos (exesposa, próvida, prepago, etc.). Por lo tanto, no existen ex presidentes ni ex maridos, etc., pasaron a ser “expresidentes” y “exmaridos” (junto, no separado). Únicamente las expresiones compuestas como; alto comisionado, capitán general, podrán utilizar los prefijos “ex” y “pro” en forma separada. Ejs. Ex alto comisionado, ex capitán general, pro derechos humanos, etcétera.

En principio, la RAE proponía la grafía “cuórum”, en lugar de “quorum”, pero para el diccionario de la Academia más reciente, aunque están ambos registrados, se tiene preferencia por quorum, sin tilde. Por su parte, Qatar será Catar, Iraq por Irak y Tchaikovski pasará a escribirse Chaikovski.

Ya no se escribirá [Papa] con letra inicial mayúscula, para hablar de la máxima autoridad de la Iglesia Católica, sino “papa”, en minúsculas. Solo puede escribirse en mayúscula (aunque no obligada) cuando no van seguidos del nombre propio: “La recepción a Su Santidad será en el palacio arzobispal”. Sin embargo, es obligada la minúscula, en este caso: “Esperamos la visita de su santidad Benedicto XVI”.

Igualmente, se evitará la mayúscula inicial en “don”, “doña”, “fray”, “santo”, “san”, “excelencia”, “señoría”, “sor”, “vuestra merced”, aunque se admite la mayúscula inicial (no obligatoria) en los tratamientos protocolarios de las más altas dignidades (Su Santidad, Su Majestad, Su Excelencia), siempre y cuando no vayan seguidos del nombre propio de la persona a que se refieren.

Por el contrario, los personajes de ficción irán siempre con mayúscula inicial (Aureliano Buendía, Harry Potter, Mafalda) y también lo harán aquellos formados por nombres comunes: “Caperucita Roja”, “el Gato con Botas”, la “Cucarachita Martínez”.

Y por si no lo sabía, el vocablo güisqui es la grafía correcta actual en español equivalente a la palabra inglesa whisky o whiskey. La RAE propuso la grafía [wiski], otra adaptación válida del anglicismo, pero esta no aparece registrada, como fue propuesta, en la nueva edición (23ª) del Diccionario de la lengua española del año 2015.

Por último, solo resta acoger, aceptar y practicar estos cambios o sugerencias implementadas por la máxima autoridad en el tema o, ¿será un poco complicado adaptarse?

Jacqueline González Rincones

@Jacogori